Consejos útiles en el embarazo

Hoy vamos a hacer una pequeña lista de esas cosas que pueden ayudarte en el embarazo. De
algunas he hablado en posts anteriores pero me parecía interesante tenerlas más o menos
todas juntas.

Vamos desde el principio: una vez te quedes embarazada debes acudir a tu médico de
cabecera, que te remitirá a tu matrona y al ginecólogo, que debe verte antes de la semana 12
por primera vez. Aunque parece obvio, sigue los controles y realiza las indicaciones que te den
tu médico o matrona tal y como ellos te digan.

Debes estar tranquila, el embarazo es un proceso normal del cuerpo, no una enfermedad.
No dejes que las malas experiencias o los miedos de otros te asusten, y mucho menos
las “leyendas urbanas”. Déjate guiar por tu medico y tu matrona.

En casa: no fumes. Si esto te es imposible, limita la dosis a un máximo de 5 cigarros al día.
Recuerda que debes tener una alimentación equilibrada y que es mejor hacer varias comidas
pequeñas al día. No mantengas periodos de ayuno largos y bebe mucha agua. Evita el
estreñimiento y las bebidas gaseosas y alcohólicas.

En el aseo diario: cuida la higiene dental e hidrata muy bien la piel para intentar evitar las
estrías.

De compras: es conveniente que la ropa interior sea de algodón y debes llevar el pecho muy
bien sujeto. Es mejor que tu calzado no tenga tacón alto ni que sea totalmente plano, y,
por supuesto, que sea cómodo. Cómprate ropa con la que te sientas guapa, porque puedes
estarlo, ¡y mucho!

De viaje: recuerda que el embarazo favorece la aparición de trombos. Por eso, siempre que
hagas un viaje, deberás parar, descansar, y mover las piernas. Esto es aún más cierto para los
viajes en avión: recorre los pasillos las veces que haga falta.

Moviéndote: es muy bueno hacer actividad física en el embarazo. Además, si habitualmente
haces deporte, estar de repente tirada en el sofá puede dejarte el ánimo por los suelos. Os
recomendamos sobre todo la natación y la marcha. Recuerda que te conviene caminar una
media hora al día. Además, te ayudará a descansar mejor.

Estando quieta: tu peque saldrá pero espalda y piernas van a quedarse contigo: ¡cuídalas!
Intenta sentarte erguida, descansar todo lo que necesites, dormir mucho y reposar con las
piernas elevadas.

En el trabajo: si tu actividad te obliga a estar de pie mucho rato intenta descansar con
frecuencia. Si por el contrario estás sentada, muévete y da paseos. Si trabajas manipulando
tóxicos o radiación ten mucho cuidado y díselo a tu médico de cabecera y ginecólogo. Existe
una ley de prevención de riesgos laborales en el embarazo que en tu empresa deben conocer y
aplicar.

En pareja: puedes mantener relaciones sexuales durante todo el embarazo si te apetece salvo
que el médico te diga lo contrario (por ejemplo, están contraindicadas en la amenaza de parto

pretérmino, la amenaza de aborto o la rotura prematura de membranas). Además, estarás más
sensible y la afectividad, cariño y apoyo son fundamentales durante el embarazo.

Estos son, en líneas generales, algunas de las recomendaciones que os solemos dar. Mejorarán
tu estado en el embarazo si las sigues. Recuerda como te decía antes que estás embarazada,
no enferma. Disfruta todo lo que puedas de la experiencia, ¡porque puede ser estupenda!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *