Categoría: Embarazo

Aborto espontáneo: signos, síntomas y causas

Un aborto espontáneo es la pérdida de un embrión o feto antes de la semana 20 del embarazo. El término médico correcto para este sucedo es el aborto espontáneo.

La mayoría de los abortos ocurren durante el primer trimestre, que es las primeras 12 semanas de embarazo. Es más raro que ocurra un aborto espontáneo en el segundo trimestre, durante la semana 13 a la 19.

La mayoría de las personas piensan que los abortos espontáneos son muy raros, pero en realidad son notablemente comunes, dijo el Dr. Zev Williams, director del programa de pérdida temprana y recurrente de embarazos en el Colegio de Medicina Albert Einstein en la ciudad de Nueva York, e investigador de abortos espontáneos. “Entonces esta es una de las principales ideas equivocadas sobre la pérdida del embarazo”, dijo.

Un estudio fue realizado en más de 1,000 hombres y mujeres estadounidenses, más de la mitad de las personas encuestadas pensaban que un aborto espontáneo era un evento raro que ocurría en menos del 5% de los embarazos.

La verdad es que del 20 al 30% de todos los embarazos terminan en abortos espontáneos. Eso es aproximadamente 1 de cada 5 embarazos, o próximamente 1 millón por año en los Estados Unidos.

La frecuencia de abortos espontáneos puede ser incluso mayor que la cantidad reportada, porque muchos ocurren en las primeras semanas de embarazo, antes de que una mujer se dé cuenta de que ha concebido.

Debido a que el aborto espontáneo ha sido tradicionalmente un tema tabú, las mujeres que lo han experimentado a menudo no hablan sobre eso, y pueden terminar sintiéndose culpables, avergonzadas y solas como resultado. Casi todas las mujeres a las que se les ha tratado por un aborto espontáneo se culpan a sí mismas por la pérdida del embarazo y sienten que hicieron algo mal para causarlo.

Pero rara vez es culpa de una mujer: la mayoría de los abortos espontáneos, es decir, un 60 a 80% de ellos, se deben a un número anormal de cromosomas en el embrión.

Sin embargo, la investigación reveló que el 76% de las personas encuestadas cree que un evento estresante a menudo causa un aborto espontáneo, mientras que el 64% de los hombres y las mujeres creen que levantar un objeto pesado desempeñó un papel fundamental en la pérdida del embarazo. Pero, levantar algo pesado, el estrés regular o tener una discusión en el trabajo no causan este tipo de abortos.

Diferentes tipos de abortos espontáneos

Hay dos clases de abortos espontáneos. Uno de ellos se conoce como aborto espontáneo esporádico.

Williams dijo que la gran mayoría de los abortos esporádicos ocurren porque el embrión recibe una cantidad anormal de cromosomas. Este error genético puede ocurrir durante la fertilización, cuando el óvulo y los espermatozoides se unen, y esto dificulta que el embrión crezca o sobreviva.

La segunda clase de aborto espontáneo se conoce como pérdida recurrente del embarazo. Esto se refiere a una mujer que ha tenido dos o más abortos espontáneos, según una definición recientemente redefinida por La Sociedad Americana de Medicina Reproductiva. La pérdida recurrente del embarazo ocurre hasta en un 5% de las parejas que intentan concebir.

Las mujeres que tienen abortos espontáneos recurrentes generalmente no tienen problemas para quedar embarazadas y, a menudo, parecen tener un embarazo saludable y normal, pero continúan abortando. Para descubrir el motivo de los abortos espontáneos recurrentes, una mujer que padece esta afección debe someterse a pruebas y consultar a un especialista, que tratará de determinar una posible causa.

Una mujer con pérdida recurrente del embarazo puede ser evaluada por problemas de coagulación de la sangre, desequilibrios hormonales, trastornos de la tiroides, enfermedades autoinmunes, cicatrices o fibromas en el útero. La futura madre y su pareja pueden someterse a análisis de sangre para evaluar anomalías cromosómicas. Aún así, no es inusual que no se encuentre una causa.

¿Quién está en riesgo de aborto espontáneo?

Cuando la edad de la madre es bastante avanzada, es posible que haya un mayor factor de riesgo de aborto espontáneo, dijo Williams.

Explicó que cuanto más envejece una mujer, mayores son las posibilidades de que sus óvulos contengan una cantidad anormal de cromosomas, lo que hace que los abortos sean más probables. El riesgo de aborto espontáneo aumenta con la edad de la madre, comienza a los 30 años y se vuelve mayor después de los 35 años.

 

Otras posibles causas de la pérdida del embarazo incluyen los problemas de salud de la madre, como diabetes, presión arterial alta, enfermedad de la tiroides y trastornos autoinmunes (como el lupus). Otros factores que pueden contribuir a la pérdida del embarazo pueden incluir anormalidades uterinas o cervicales, así como infecciones maternas o fetales.

 

Los factores de estilo de vida, como una mujer embarazada que fuma, bebe alcohol, usa drogas, es obesa o tiene más de 200 miligramos de cafeína (la cantidad en una taza de café de 12 onzas) un día antes de quedar embarazada, también pueden aumentar su riesgo de aborto espontáneo.

Pero no es solo el consumo de café de una mujer lo que puede afectar su riesgo de aborto espontáneo. Los hábitos de cafeína de su pareja masculina también podrían marcar la diferencia. En un estudio de 2016, entre las parejas en las que el compañero bebió dos o más bebidas con cafeína diariamente antes de la concepción se relacionó con un 74% más de riesgo de aborto espontáneo.

¿Cuáles son las señales de advertencia de aborto espontáneo?

Los síntomas más comunes de aborto espontáneo son el sangrado vaginal y la aparición de coágulos de sangre. Una mujer también puede tener calambres que se sienten peor que los cólicos menstruales o dolores de espalda leves y severos.

Una disminución repentina en los signos del embarazo, como náuseas, puede ser otra posible señal de advertencia de aborto espontáneo.

Aunque hay claros síntomas que pueden sugerir que una mujer ha experimentado un aborto espontáneo, algunos de estos mismos síntomas también pueden ocurrir durante un embarazo normal.

¿Cómo se tratan los abortos espontáneos?

La pérdida del embarazo generalmente se trata de una de tres maneras, y cada opción tiene sus propios riesgos y beneficios

El primer enfoque es no hacer nada y que una mujer espere hasta que la pérdida del embarazo pase naturalmente por sí misma. La ventaja de este método es que se necesita menos intervención médica. Pero una desventaja es que puede tomar hasta dos semanas para que ocurra la pérdida del embarazo. Además, el sangrado puede ser muy intenso y no se puede analizar información genética importante del tejido fetal para posiblemente comprender por qué ocurrió el aborto espontáneo.

Un segundo enfoque de tratamiento es el uso de un medicamento que causa que el embarazo pase dentro de las 6 a 12 horas. El beneficio de este tratamiento es que se conoce el momento de la pérdida del embarazo porque los calambres pueden ser graves. Una desventaja es que es difícil recuperar el tejido fetal para probarlo después.

Una tercera opción de tratamiento es un abordaje quirúrgico conocido como dilatación y curetaje. En este procedimiento, un médico eliminará cualquier tejido fetal restante del revestimiento del útero de la mujer y se podrá analizar el tejido. Sin embargo, habrá sangrado con este enfoque, y conlleva un ligero riesgo de infección o cicatrización en el útero.

 

El resultado final: una mujer y su pareja deberían comenzar a tratar de quedar embarazados después de un aborto espontáneo cuando ambos se sientan preparados física y emocionalmente, según un estudio realizado en el 2016.

Aprende a sobrellevar las molestias de los primeros meses de embarazo

Como bien sabemos, el primer trimestre de embarazo es sinónimo de múltiples cambios en el cuerpo de la gestante, lo cual suele ocasionar diversas molestias, haciendo muy difíciles estos primeros meses de gestación, por lo tanto, si estás en espera de un niño, te damos algunos consejos para aliviar las molestias típicas del embarazo.

  • Náuseas y vómitos: Para poder controlar las náuseas durante los primeros meses de embarazo, lo recomendable es comer antes de levantarse de la cama. Por eso es bueno dejar cerca de la cama algo de pan o algunas galletas para comerlas apenas despertemos y controlar los niveles bajos de glucosa en el cuerpo.

A su vez, también recomendamos que desayunes lo que te pide el cuerpo, así que escúchate y consume aquello de lo que tengas antojos. No obstante, no es recomendable consumir alimentos fritos o demasiada agua, ya que esto podría causar el efecto contrario al de la mitigación de las náuseas en el embarazo.

  • Tensión mamaria: Para este problema, te recomendamos la utilización de sostenes adaptables, puesto que tu busto irá aumentando durante el embarazo y no debes sentirse incómoda con lo que estés usando. Debes evitar rotundamente los sujetadores con varillas, y si son transpirables mejor.

Lo mejor es no lavar la aureola ni el pezón para evitar la resequedad en la zona, y realizar masajes con cremas hidratantes. También puedes realizar ejercicios en la zona para aliviar la tensión mamaria, haciendo rodar los pezones entre tus dedos un par de veces al día.

  • Incontinencia urinaria: En este caso te recomendamos que pongas en práctica los ejercicios Kegel para que pueda fortalecer el suelo pélvico y prevenir dicho problema. Además de esto, debes evitar aquellos alimentos que resulten irritantes para tu vejiga, como por ejemplo, el café, cítricos, tomates, etc.
  • Congestión nasal: La rinitis durante el embarazo normalmente tiene su comienzo a partir del según mes, y es capaz de permanecer durante el resto del embarazo.

Para aliviarla, nuestra recomendación es beber mucho líquido, y bañarte con agua caliente para respirar vapor, de esta manera tus fosas nasales se irán abriendo y podrás respirar con mayor facilidad.

Si el problema persiste, puedes aumentar la humedad en tu hogar y realizar irrigaciones con agua salina o suero fisiológicos para poder combatir el síntoma.

  • Fatiga y cansancio: Otro de los problemas en el embarazo más comunes es la fatiga y la somnolencia. Es importante dormir y descansar lo suficiente por las noches, y buscar realizar actividad física ligera durante el día.

Debemos evitar a toda costa cualquier bebida con componentes estimulantes como la cafeína y la teína, reemplazándola por leche caliente antes de irnos a dormir. También tenemos que evitar el estrés, ya que este, además de ser perjudicial para nuestro embarazo, tiende a generarnos mayor cansancio.

Por último, te recomendamos que te hidrates mucho durante estos meses para poder combatir la fatiga, ya que muchas veces este problema es causado por que consumimos poca cantidad de líquidos. Lo recomendable son entre 1,5 o 2 litros diarios.

Algunos consejos para prepararte antes del parto

El trabajo de parto es un proceso bastante fuerte, por lo tanto, debemos estar preparadas al momento de alumbrar, de manera que el bebé pueda nacer sin ninguna complicación y te encuentres más segura al momento de dar a luz, por eso, te dejamos algunos consejos para prepararte antes del parto.

  • Practica ejercicios diarios y ejercicios Kegel: Mantener una una rutina de ejercicios para poder aliviar los dolores y fortalecer el piso pélvico, será una gran preparación para antes del parto.

Llevar a cabo los ejercicios Kegel es sumamente fácil, sólo tienes que apretar los músculos que normalmente usarías para orinar, y mantener la presión durante 4 segundos, para posteriormente soltar y repetir el proceso. Te recomendamos entre 10 y 15 repeticiones de 3 series diarias.

  • Redacta un plan de parto: Puedes hacerlo con ayuda de tu pareja. Aunque los partos son impredecibles, lo recomendable es tener a la mano un plan de parto que te indique lo que te gustaría en este momento tan especial. Puedes darle uno a tu pareja y a tu doctor.
  • Asiste a clases prenatales: Una gran idea si tienes una pareja con la cual criarás a tu bebé, es realizar asistencia con la misma a clases prenatales y de paternidad antes del parto, de esta manera, ambos podrán aprender a cuidar al niño.
  • Consulta con tu médico como debe ser tu alimentación
  • Estudia las etapas del parto: Tienes que prepararte para cada una de las etapas del parto. Las mismas pueden llegar a variar dependiendo de la madre, pero por lo general, suelen ser 3, de las que te hablaremos a continuación:

En primer lugar está el trabajo de parto temprano y el activo, donde los músculos del útero se ajustan para luego relajarse, haciendo posible que el bebé logre pasar por el cuello uterino. Las contracciones son de un minuto e irregulares.

A continuación, corresponde la segunda etapa. En la misma tu cuello uterino se abre por completo, dándole dicha dilatación, el espacio necesario que necesita tu bebé para que el bebé descienda a través de este. Las contracciones son más constantes.

Por último, tenemos la tercera etapa, una vez haya nacido el bebé, en la cual seguirás teniendo contracciones mientras la placenta se termina de desprender y de salir por tu canal de parto.

  • Prepara la maleta que llevarás al hospital el día de tu parto: En este punto tienes que considerar a tres personas para las cuales debes llevar objetos al momento de dar a luz: El niño, tu pareja, y tú.

Para ti, lleva 2 camisones con abertura en frente para que puedas a amamantar; toallas sanitarias post-parto; varias prendas de ropa interior cómodas; plan de parto; documentación; bata, muda de ropa para salir del hospital; medias gruesas; tu teléfono, artículos de aseo y manta.

Para tu bebé lleva, medias, gorro, camisetas pañaleras, pañales para recién nacido, toallitas húmedas, y un conjunto de ropa para volver a casa.

Para tu pareja, lleva su teléfono y cargador, cámara, una muda de ropa extra por precaución y una manta. De esta manera estarás preparada para dar a luz.

Alimentación. La etapa más importante del embarazo

La alimentación juega un papel fundamental en la vida de todos los seres humanos, pero se vuelve aún más importante cuando no solo involucra una sola vida, sino dos, es decir, cuando estamos en etapa de gestación.

Una buena alimentación como lo mencionamos anteriormente no solo te va a beneficiar en tu salud y mantenerte fuerte para el momento de dar a luz, sino que también le ofrecerá todos los nutrientes necesarios a tu bebe para que crezca sano, y es por ello que debes prestar atención a todo lo que comas o puedes acabar haciéndole daño a tu bebé.

Es falso eso que se debe comer el triple solo por el hecho de estar gestando, una mujer en un día necesita una ingesta diaria de calorías de aproximadamente 1.500 a 2.000, pero cuando estamos embarazas solo deben aumentar 300 calorías a la ingesta diaria, ya que comer en exceso solo ocasionaría ganar kilos extras durante el embarazo que luego serían muy difíciles de desaparecer.

¿Cómo conseguir una buena alimentación durante el embarazo?

  • No hagas dietas, ya que puede ser perjudicial en esta etapa para salud de tu bebé.
  • Come variado, granos, cereales, carbohidratos, proteínas, frutas, hortalizas, etc.
  • No consumas ningún tipo de proteína cruda, ya que pueden producir enfermedades y lo menos que queremos es estar en riesgo.
  • Evita alimentos con muchas azucares y grasa, en vez de freír los alimentos opta por llevarlos al horno o prepararlos a la plancha y a la hora de hacer batidos o de comprar alimentos procesados evita los azucares en exceso.
  • Para una buena alimentación evita consumir lácteos que no estén pasteurizados.
  • No consumas tanta cantidad de pescados o alimentos de mar.
  • Evita ingerir más de 2 tazas de café al día, así como la cola y el chocolate, ya que contienen cafeína.
  • No ingieras bebidas alcohólicas.
  • Ten cuidado con los enlatados y los embutidos, ya que pueden generar alergias durante el embarazo.

Como lo mencionamos anteriormente si piensas en el bien de tu salud y del bebé, solo deberás preocuparte por darle a ambos una buena alimentación y el resto vendrá solo.

¿Qué hacer y cómo saber cuándo se acerca el momento?

Cuando estamos embarazadas constantemente sufrimos ciertas crisis y más si eres mamá primeriza al no saber cuándo será el momento justo de partir al hospital o bien, qué es lo que deberíamos hacer cuando se acerque el momento. Lo cierto es que todas las mamás han pasado por esta situación bastante estresante y por ello queremos darles algunos consejos para que sepan exactamente qué hacer y cómo saber cuándo se acerca el momento.

¿Cómo saber cuándo llega el momento?

  • Si rompes agua (líquido transparente que no expulsamos por voluntad propia.
  • Si pasa 1 hora y tienes contracciones cada 5 minutos y que sean regulares, es decir, cuando todas dure lo mismo.
  • Si tienes perdidas de sangre.
  • Si botas un tapón mucoso, con una textura similar a la clara de huevo, puede anunciar que el embarazo se acerca pronto.

¿Qué hacer cuando se acerque el momento?

Lo primero es no entrar en pánico, es lo más fundamental, si tienes algunas de las señales mencionadas anteriormente quiere decir que aun tienes tiempo, aséate correctamente, rasúrate de ser posible o pide la ayuda a tu pareja o algún familiar y colócate una ropa cómoda y que no te moleste.

Con anterioridad debes tener preparado el equipaje para esa ocasión, los pañales, la ropita del bebe, ropa para ti, ropa interior y todo aquello que necesites llevar al hospital, como tus informes médicos. Tenlo siempre en un lugar de fácil acceso para que cuando estés preparada puedas tomarlo e irte a recibir a tu bebé.

Luego dirígete al centro especializado donde darás a luz, ya sea en clínica, hospital, un lugar dedicado a partos en agua o en casa si así lo prefieres, sigue manteniendo una buena respiración, esto no solo ayudará a calmarte, sino que hará más sencillo el proceso de parto. Solo quedaría esperar el momento apropiado en que des a luz a tu hermoso bebé. No desesperes, siempre hay tiempo y la recompensa es fascinante cuando eres mamá primeriza y cuando no, también.

Entrenar durante el embarazo

Existen muchas embarazadas que antes de enterarse de su gestación eran excelentes deportistas, o bien, se acostumbraban a entrenar constantemente en el gimnasio, pero pasa que quedan en estado y sienten un gran temor por practicar algún deporte o alguna disciplina física para no perjudicar ningún faceta de su embarazo, sin embargo, los médicos recomiendan entrenar durante el embarazo, ya que pueda traer múltiples beneficios, siempre y cuando se hagan algunas modificaciones especiales para el embarazo.

Ahora bien, si haz consultado con tu doctor y te ha indicado que debes adaptar alguna rutina de ejercicio para traer beneficios a tu embarazo, y no sabes que hacer para que sea sano y nada riesgoso, aquí te traemos algunos ejercicios que puedes realizar, sin mucho estrés y al menos 3 días a la semana, lo cual también será estupendo para bajar esos kilos de más que no debemos tener en el embarazo.

Entrenamientos que puedes practicar durante el embarazo.

Lo primero que debes tener en cuenta antes de ponerte a practicar estas rutinas es el importante entrenamiento, calienta por lo menos 5 minutos antes de comenzar a entrenar y así evitaras lesiones o dolores fuertes al realizar algún ejercicio.

  • Caminatas: Sin incluir tus caminatas regulares del día, sal y pon en funcionamiento tu cuerpo con una simple caminata, respira e intenta durar de 15 a 30 minutos, es relajante, no sobre exiges nada a tu cuerpo y totalmente gratis.
  • Yoga: Existe un yoga prenatal especializado para esos días de gestación que pueden ayudar a entrenar durante el embarazo, mantienen tu cuerpo flexible, te ayudan a prepararte para el momento del parto y por si fuera poco alivia el estrés.
  • Spinning: Ya que con las bicicletas normales se pueden sufrir accidentes imprevistos, decidimos agregar en la lista el spinning, una manera muy divertida de hacer cardio e ideal para las futuras mamás que no practicaban actividades físicas
  • Natación: Ejercitas todo tu cuerpo, te relajas y te da una comodidad sin igual, sin duda un excelente ejercicio para entrenar durante el embarazo.

Cribado prenatal o bien screening prenatal no invasivo: exactamente en qué consiste

Cribado prenatal o bien screening prenatal no invasivo: exactamente en qué consiste

Se trata de la analítica que se efectúa a lo largo del primer trimestre, que no cubre la seguridad social, mas al que se puede recurrir si ciertos valores del triple screening se consideran de peligro. Te explicamos exactamente en qué consiste el cribado prenatal o bien screening prenatal no invasivo.
A lo largo del embarazo, la mujer debe someterse a diferentes controles para revisar que todo se desarrolle con normalidad. Uno de ellos, y que se efectúa a lo largo del primer trimestre de embarazo, es el triple screening prenatal. Con él, se examinan las posibilidades de que el embrión pueda sufrir algún género de cromosomopatía: Síndrome de Down, de Edwards o bien Patau (trisomías de los cromosomas veintiuno, dieciocho y trece, respectivamente).

Si en tal análisis los resultados revelan un peligro estadístico de poder sufrir alguna de estas anomalías, se puede recurrir a un examen más: el test prenatal no invasivo, los más conocidos: el test Harmony, Panorama Test, Veriref o bien NACE.

Exactamente en qué consiste el cribado prenatal o bien screening prenatal no invasivo
El cribado prenatal o bien screening prenatal no invasivo se efectúa mediante un análisis de sangre, siempre y en toda circunstancia desde la décima semana de embarazo. Como afirmábamos, hoy día, el sistema público de sanidad no lo cubre, con lo que van a deber gastarse cerca de setecientos euros de media para poder efectuarlo.

Esta prueba se fundamenta en la busca de células fetales que se hallan en la sangre materna, una vez la placenta ya está anclada al útero.

Confiabilidad del cribado prenatal o bien screening prenatal no invasivo
Los resultados del test acostumbran a recibirse a los diez días más o menos de la prueba, en dependencia de cada laboratorio. Su confiabilidad roza el noventa y nueve por ciento , con lo que podría eludir otras técnicas invasivas. En los casos de embarazos gemerales, el porcentaje de acierto y confiabilidad desciende.

Resultados del test prenatal no invasivo
Si el resultado es negativo, hay poquísimas posibilidades de que tu pequeño sufra una anomalía cromosómica. Si es positivo, en cambio, se aconseja regresar a reiterar el test y, si siguen los resultados positivos, se va a deber confirmar si de este modo lo estima el ginecólogo con una amniocentesis o bien biopsia corial.

Mitos sobre el embarazo

Desde el día que te enteras de que estás embarazada y decides comunicarlo a tu familia y amigos, muchos de tus conocidos te comentarán sus experiencias u opinarán sobre tu embarazo. Lo hacen con la mejor intención  y muchas de las cosas que te comenten serán verdad  pero otras no lo serán en absoluto (por eso os recomendamos siempre que a los que hagáis caso sea a los consejos de tu ginecólogo y matrona)

Todavía circulan por la calle y por internet muchas leyendas sobre el embarazo, hoy queremos desmentir algunas. Puede que varias te sorprendan pero todas nos las han preguntado alguna vez en la consulta o nos las han dicho como ciertas.

1.”Por la forma de la tripa puede saberse si el bebé va a ser niño o niña” esta es una de las leyendas que más se oyen, pero es totalmente falsa. Este mito está tan extendido que incluso el rey vaticinó que el primer hijo de la princesa Letizia sería un niño por la forma de la tripa en el embarazo…se equivocó.

2. “Si pica la tripa es que el niño tendrá mucho pelo”: Obviamente esto también es falso. Existen varias causas por las que la tripa puede picar en el embarazo por lo que si presentas este síntoma conviene que se lo digas a tu médico. Si el picor es generalizado, muy intenso o si afecta a las palmas de las manos y las plantas de los pies, debes ir a urgencias, puede ser síntoma de condiciones más serias que habría que tratar y no quiere decir que vayas a dar a luz a Big Foot.

3.”Si no  satisfaces los antojos el niño tendrá marcas en la piel”. También falso. Aunque tengas ganas de comerte un helado de chocolate  a las dos de la mañana ya no te sirve esa excusa para que tu marido vaya a por él. Como siempre os decimos lo importante es tener una dieta equilibrada y variada e hidratarte bien.

4. “En el embarazo hay que comer por dos”: No.  Insistimos en lo anterior sobre la dieta equilibrada.  No debes ganar más de 13 kg en líneas generales, aunque de hecho si tienes sobrepeso deberías ganar aún menos.

5.”En luna llena hay más partos”: no se ha comprobado científicamente.

6. “Debes cambiar todo en tu estilo de vida y dejar de trabajar”: recuerda que estás embarazada, no enferma, aunque no está de más que te cedan el asiento en el metro…Sí debes abandonar los hábitos que no sean saludables (como fumar o beber alcohol)  pero salvo indicación contraria de tu médico o que tu trabajo suponga algún riesgo específico para el embarazo, como si trabajas con tóxicos o con radiaciones, puedes hacer tu actividad laboral, tener relaciones y realizar tu vida normal. Si dudas sobre la seguridad de alguna de tus actividades cotidianas consulta a tu médico o tu matrona

7. “Los bebés cuanto más grandes al nacer mejor” Esto es falso. Un niño no está más sano por ser más grande, de hecho, los niños más grandes son los de madres que han tenido diabetes y pueden tener más problemas. Así, por ejemplo, el peso que puede considerarse normal en los niños que nacen en la semana 40 está entre 2700  y 4000g.

Esto son solo algunos de los mitos más famosos que nos comentan en las consultas, por supuesto hay muchos más pero os volvemos a repetir lo mismo: las dudas al médico y a la matrona y a disfrutar de tu embarazo.

Problemas en niños pre-termino

Para terminar con la prematuridad, nos quedaba hablar de qué puede pasarle a esos niños que llegan antes de tiempo. Para eso hemos pedido al Dr. de Unzueta, residente de pediatría del hospital Niño Jesús, que nos eche una mano contándonos qué problemas pueden tener.

“Habéis estado hablando del parto pretérmino como aquel que ocurre antes de las 37 semanas.  Pues bien, de la misma manera el recién nacido pretérmino (comúnmente conocido como prematuro o sietemesino) es aquel que nace con menos de 37 semanas de embarazo.

La pregunta lógica es: ¿es eso importante? Pues la verdad es que si tu hijo se adelanta, puede sufrir complicaciones por su falta de madurez y la probabilidad de que ocurran depende en gran medida de lo mucho que se adelante (por eso comprenderás por qué los médicos se empeñan en hablar de las semanas de embarazo que llevas, mientras pensáis: ¿¿Y traducido en meses, de cuánto estoy, doctor/a ??).

Con los años, la medicina ha avanzado en los cuidados de estos niños y seguro que habéis oído noticias de recién nacidos de 500 gramos que han sobrevivido y llevan una vida normal, pero es muy importante recordar que esto es una excepción y que cuando nace un bebé prematuro, los médicos casi siempre os hablarán de porcentajes de supervivencia (y ésta puede no estar exenta de complicaciones importantes).

Seguro que habrás adivinado, o sabrás por compañeras, que cuanto más cerca de las 37 semanas nazca el niño, mayores serán las posibilidades de que esté sano y sin problemas.

Si vuestro niño va a ser muy prematuro es importante que el neonatólogo del hospital os dé información individualizada sobre la situación y la de vuestro futuro bebé, porque cada caso es diferente y debes dar a luz con las menores dudas sobre lo que puede o vaya a pasar. Intentaremos hacer un pequeño resumen.

– Lo primero que les puede pasar a los prematuros es que tengan dificultades para respirar porque no han desarrollado completamente los pulmones, e incluso a veces es necesario que algunas máquinas les ayuden durante las primeras horas o días de su vida.

– En los fetos existe un vaso llamado ductus arterioso que normalmente se cierra a las 48h del nacimiento  (y ni nos enteramos). En estos niños puede quedarse abierto y “robar” sangre a la circulación suponiendo mayor trabajo para el corazón.

– El simple hecho de ser prematuro es un factor de riesgo para tener infecciones y éstas suelen ser muy graves por las pocas defensas naturales que tienen los peques. De ahí que intentemos utilizar los antibióticos antes de que las infecciones ocurran (profilaxis).

– La sangre es otro órgano más y, como una vez nacemos la sintetizamos nosotros, los prematuros pueden tener enlentecida la fabricación y necesitar transfusiones para no tener anemia.

– Los huesos de estos niños son débiles y hay dificultades para la absorción los nutrientes que se dan por boca, y en ocasiones por vena, que permiten su formación.

– Los prematuros menores de 33 semanas no son capaces de tragar, por lo que la forma de alimentarlos es muy especial. Además, existe una patología conocida como entercolitis necrotizante (inflamación del sistema digestivo con posible destrucción del mismo), en cuya  peor evolución supone una cirugía abdominal grave y grandes dificultades para la correcta alimentación.

– Todos los demás órganos también se ven afectados en mayor o menor medida, pero el más importante para padres y para médicos es el Sistema Nervioso Central. Como el resto de aparatos, la falta de maduración de los nervios y las conexiones hace que exista un riesgo importante de sangrado en zonas conflictivas de unión entre los vasos y las neuronas con mayor inmadurez. Dependiendo de muchos factores, el niño podrá estar más o menos afectado, pero los niños tienen una “plasticidad neuronal” especial que supone una capacidad de rehabilitación muy superior a la de los adultos y casi siempre nos sorprenden.

Como veis, llegar antes de hora no siempre es bueno, y es importante conocer los inconvenientes que uno puede tener que afrontar. Pero eso no debe hacer perder la esperanza de tener un hijo que con los medios actuales y la ayuda de los profesionales puede ser un niño sano.”

Dr. José Luis de Unzueta Roch

Consejos útiles en el embarazo

Hoy vamos a hacer una pequeña lista de esas cosas que pueden ayudarte en el embarazo. De
algunas he hablado en posts anteriores pero me parecía interesante tenerlas más o menos
todas juntas.

Vamos desde el principio: una vez te quedes embarazada debes acudir a tu médico de
cabecera, que te remitirá a tu matrona y al ginecólogo, que debe verte antes de la semana 12
por primera vez. Aunque parece obvio, sigue los controles y realiza las indicaciones que te den
tu médico o matrona tal y como ellos te digan.

Debes estar tranquila, el embarazo es un proceso normal del cuerpo, no una enfermedad.
No dejes que las malas experiencias o los miedos de otros te asusten, y mucho menos
las “leyendas urbanas”. Déjate guiar por tu medico y tu matrona.

En casa: no fumes. Si esto te es imposible, limita la dosis a un máximo de 5 cigarros al día.
Recuerda que debes tener una alimentación equilibrada y que es mejor hacer varias comidas
pequeñas al día. No mantengas periodos de ayuno largos y bebe mucha agua. Evita el
estreñimiento y las bebidas gaseosas y alcohólicas.

En el aseo diario: cuida la higiene dental e hidrata muy bien la piel para intentar evitar las
estrías.

De compras: es conveniente que la ropa interior sea de algodón y debes llevar el pecho muy
bien sujeto. Es mejor que tu calzado no tenga tacón alto ni que sea totalmente plano, y,
por supuesto, que sea cómodo. Cómprate ropa con la que te sientas guapa, porque puedes
estarlo, ¡y mucho!

De viaje: recuerda que el embarazo favorece la aparición de trombos. Por eso, siempre que
hagas un viaje, deberás parar, descansar, y mover las piernas. Esto es aún más cierto para los
viajes en avión: recorre los pasillos las veces que haga falta.

Moviéndote: es muy bueno hacer actividad física en el embarazo. Además, si habitualmente
haces deporte, estar de repente tirada en el sofá puede dejarte el ánimo por los suelos. Os
recomendamos sobre todo la natación y la marcha. Recuerda que te conviene caminar una
media hora al día. Además, te ayudará a descansar mejor.

Estando quieta: tu peque saldrá pero espalda y piernas van a quedarse contigo: ¡cuídalas!
Intenta sentarte erguida, descansar todo lo que necesites, dormir mucho y reposar con las
piernas elevadas.

En el trabajo: si tu actividad te obliga a estar de pie mucho rato intenta descansar con
frecuencia. Si por el contrario estás sentada, muévete y da paseos. Si trabajas manipulando
tóxicos o radiación ten mucho cuidado y díselo a tu médico de cabecera y ginecólogo. Existe
una ley de prevención de riesgos laborales en el embarazo que en tu empresa deben conocer y
aplicar.

En pareja: puedes mantener relaciones sexuales durante todo el embarazo si te apetece salvo
que el médico te diga lo contrario (por ejemplo, están contraindicadas en la amenaza de parto

pretérmino, la amenaza de aborto o la rotura prematura de membranas). Además, estarás más
sensible y la afectividad, cariño y apoyo son fundamentales durante el embarazo.

Estos son, en líneas generales, algunas de las recomendaciones que os solemos dar. Mejorarán
tu estado en el embarazo si las sigues. Recuerda como te decía antes que estás embarazada,
no enferma. Disfruta todo lo que puedas de la experiencia, ¡porque puede ser estupenda!