Categoría: bebés

Abstenerte de frutos secos durante el embarazo, verdad o mentira

En la década de los 90 se realizaron diferentes estudios que relacionaban a la ingesta de frutos secos durante el embarazo con un posible aumento en alergias infantiles y asma. Por lo que se recomendaba a las mujeres embarazadas no consumir ninguno de estos frutos secos. Pero hace unos años atrás se hizo una investigación la cual desmiente los estudios anteriormente realizados.

En la investigación se comprobó que mientras más frutos secos consumían las mujeres embarazadas, menos riesgo tenían sus hijos de sufrir algún tipo de alergias. Por lo que se recomienda una temprana exposición al alérgeno para aumentar la tolerancia y así reducir la posibilidad de ser alérgico a estos frutos.

No existe razón para que consumas los frutos secos durante el embarazo, ya que además se trata de un alimento saludable y no pueden faltar durante el embarazo, teniendo en cuenta que la mujer embarazada que los vaya a ingerir no sea alérgica a ellos.

Beneficios de los frutos secos

Los frutos secos son buenos al momento de prevenir o combatir el estreñimiento gracias a su alto aporte de fibra., el estreñimiento es uno de los malestares más frecuentes en el embarazo. También contienen vitaminas A y C que son importantes para el desarrollo del bebé y la salud de la mujer embarazada. La vitamina A ayudará al desarrollo de huesos fuertes mientras que la vitamina C es antioxidante y fortalecerá los tejidos

Tener una dieta en la cual se consuman muchos frutos secos durante el embarazo hará que el coeficiente intelectual del niño en el futuro sea más alto, ya que las propiedades de estos frutos ayudan en el desarrollo cognitivo del bebé.  Combinados con yogurts naturales ayudarán a reducir las náuseas durante el embarazo. También son excelentes para proteger la flora intestinal y prevenir el reflujo junto con otros malestares.

¿Qué frutos secos puedes comer?

Existe una gran variedad de frutos secos que puedes disfrutar, como almendras, nueces, avellanas, piñones, cacahuates, pistaches, etc. Durante el embarazo se recomienda tomar un puñado diario de frutos secos para complementar las comidas.

Los más recomendables son los naturales o tostados, que no contengan sal o azúcar. Los frutos secos son una excelente opción en los momentos en los que te pueda dar un poco de hambre, por lo general con poca cantidad la sensación de hambre va a desaparecer.

También se pueden incluir en ensaladas, picarlos en trocitos pequeños e incluirlos en las salsas y como ingredientes en los postres. Como estos frutos secos tienen un bajo contenido de agua se conservan en condiciones adecuadas durante mucho tiempo. Para conservarlos de buena manera debes protegerlos de la humedad y de la luz solar, o se volverán rancios. Puedes guardarlos en un recipiente que sea hermético y colocarlo en un lugar donde no le afecten los rayos solares.

Con toda esta información puedes darte cuenta de que ingerir frutos secos durante el embarazo no es perjudicial para el bebé y tampoco para la mujer embarazada, siempre y cuando la mujer no sea alérgica a estos frutos, y que no se consuman en exceso, porque como ya sabemos todo en exceso es dañino para la salud.

Cómo hacer un lavado nasal al bebé

Cuando el pequeño está constipado o bien tiene una infección respiratoria, el síntoma más evidente son los mocos. Si ese exceso de mucosidad no se suprime, el bebé corre el peligro de sufrir otras enfermedades como otitis o bien bronquiolitis.

Mas, ¿de qué forma quitar ese exceso de mocos en los bebés si no saben sonarse? El antídoto más eficiente consiste en sostener la nariz limpia, en Guiainfantil.com te explicamos de qué manera hacer un lavado nasal al bebé en dos pasos.

De esta manera se hace un lavado nasal al bebé en dos pasos
1. Adecentar la nariz de tu bebé con agua de mar

El agua de mar es una solución cien por ciento natural, realmente útil para la limpieza, hidratación y descongestión nasal del bebé. Para hacerla eficaz con la mucosa nasal hay que quitar el exceso de sal. Para esto, ciertas aguas de mar son diluidas con agua purificada, perdiendo de esta forma los minerales y oligoelementos del mar (calcio, magnesio, potasio…) y sus beneficios.

Por esta razón, es esencial escoger un agua de mar que sea cien por ciento agua de mar no diluida, preservando sus propiedades. ¿De qué forma podemos aplicarla?

-Calma al bebé y colócale en situación tumbado boca arriba virándole la cabeza a fin de que la tenga un tanto de lado.

– Introducimos la boca del aerosol de agua de mar por uno de los agujeros y pulverizamos a lo largo de dos o bien tres segundos

– Extraemos el aerosol y nos aseguramos de que el agua de mar ha entrado bien en las vías respiratorias para facilitar la expulsión de los mocos. Vamos a saber que lo hemos hecho adecuadamente si de la nariz del bebé gotea parte del agua de mar o bien si le sale por el otro agujero nasal.

En este proceso no debemos preocuparnos si el agua de mar cae sobre la cara del bebé mas lo que jamás debemos hacer es verter unas gotas de agua sobre un algodón y limpiarle la nariz con él, no es efectivo.

Se trata de conseguir que el agua de mar penetre bien en la nariz de nuestro bebé y expulse los mocos, de esta manera evitaremos que lleguen a los pulmones e inclusive a los oídos.

dos. Aspirar la nariz para suprimir mucosidades

En el momento en que hemos terminado con el lavado, debemos suprimir los restos de mucosidad que hayan podido quedar dentro con un aspirador nasal. Para hacerlo correctamente:

– Pone un repuesto en el cuerpo central del aspirador.

– Pone la boquilla de aspiración en tu boca y el extremo del repuesto justo en la entrada de uno de los agujeros de la nariz de tu bebé.

– Aspira suavemente, poquito a poco y con regularidad, por la boquilla de aspiración.

– Repítelo en el otro agujero nasal con exactamente el mismo repuesto. Tira a la basura el repuesto sucio, para prevenir el peligro de infecciones siguientes.

Consejos para hacer un buen lavado nasal al bebé

A fin de que el lavado nasal con agua de mar a nuestro bebé sea efectivo y le asistamos a respirar mejor, es recomendable continuar estas pautas:

– Podemos hacer múltiples lavados nasales al día, así sea que el bebé tenga una infección respiratoria o bien sencillamente para llevar una buena higiene nasal.

– Tenemos que saber que nuestro bebé procurará resistirse, mas es una rutina precisa que va a ser poco a poco más admitida por él con el paso del tiempo.

– A fin de que un lavado nasal sea efectivo, no sirve con echar tres o bien cuatro gotas, hay que aplicar un buen chorro de agua de mar en todos y cada agujero.

– Asimismo es esencial hacer el lavado con el bebé tumbado, si está sentado es más difícil que sostengamos bien la cabeza y es posible que el bebé realice algún movimiento brusco que le provoque algún dolor a lo largo de la limpieza.

– Para finalizar, la higiene a lo largo del proceso es esencial. Es fundamental que el repuesto se deseche toda vez que se usa. De esta manera prevenimos el peligro de que existan infecciones siguientes.

La ropa del recién nacido: la lista indispensable

La ropa del recién nacido: la lista indispensable

El recién nacido precisa toda un serie de indispensables para cubrir sus necesidades. En materia de ropa de recién nacido, no es preciso que tenga mil prendas, mas sí que es esencial que no le falten las piezas básicas, que son las siguientes:

• Bodis. Los bodis son de las prendas que más se emplean con el bebé, y es esencial tener entre cinco y siete bodis de diferentes tallas. Lo mejor es que tengan corchetes delante y en la entrepierna, para facilitar el cambio de pañal. Asimismo es recomendable contar con de cinco o bien siete camisetas y cinco o bien siete ranitas.

• Pijamas o bien peleles. Es la prenda que más emplearás a lo largo de los primeros meses del bebé. Por esta razón, es esencial que los pijamas y peleles del bebé sean prendas cómodas, simples de poner y de eliminar. Es conveniente tener entre cinco y siete pijamas y unos cinco peleles, en múltiples tallas.

• Gorros. Los bebés acostumbran a perder más calor por la cabeza, con lo que es recomendable que lleven gorro, sobre todo, si hace frío. Lo idea es contar con de un gorrito de lana y otro de algodón.

• Calcetines o bien patucos. El recién nacido todavía no lleva calzado, mas sí que empleará calcetines o bien patucos que le sostengan la temperatura de los pies. Asimismo resulta útil tener unas manoplas.

• Conjuntos de camino. Debes tener ropa de recién nacido para salir a caminar con el bebé, algo que se aconseja hacer a diario si el tiempo acompaña. Para caminar, puedes poner a tu bebé todo lo guapo que desees, mas es recomendable, sobre todo, que vaya cómodo. Para eludir que pase frío, debes contar con de un gabán o bien chubasquero.

• Manta. Un básico realmente útil si se vira aire o bien hace un tanto de fresco, tanto si se está en casa como de camino. De todas y cada una maneras, recuerda que debes tapar al bebé lo preciso, sin obsesionarte por si acaso pasa frío ni abrigándolo en demasía. Puede resultarte útil contar con de una muselina. Un truco para saber si el pequeño pasa frío consiste en tocarle la punta de la nariz: si está fría, es que debes abrigarlo más. En cambio, si le tocas la nuca y suda, puedes quitarle algo de ropa.

Cosas necesarias en una canastilla de bebé

Recientemente asistí a una fiesta de Baby Shower de una amiga bastante joven. La mayoría de las participantes eran compañeras de estudios y casi ninguna tenía hijos. De hecho, muchas nunca habían escuchado la expresión “canastilla de bebé“, ni conocían la función de muchos de los regalos que entregamos a la homenajeada.

Para aquellas lectoras poco duchas en materia infantil, estos son los artículos de bebé básicos que hay que tener preparados y a mano para recibir a nuestro paquetito de alegría como se merece.

1. Ropa de Bebé

  • Es importante tener entre 4 y 6 prendas de recambio de lo más cotidiano: digamos 4 camisetas, otros tantos pijamas (mejor enterizos), bodies, arrullos, toallas con capucha, calcetines… así como otros tantos juegos de ropa de calle. Con la llegada de un recién nacido, las necesidades de lavandería en cualquier hogar se multiplican. Nada peor que tu retoño vomite su desayuno sobre su última blusita limpia (justo cuando tu lavadora está en mitad de una colada).
  • Un vestidito “especial” para regresar a casa desde el hospital es de gran importancia. Esta será la primera vez que muchos parientes y amigos vean a tu bebé. No sólo le van a hacer montones de fotos, sino que además la llegada a casa es un momento especialmente intenso de los que apetece celebrar “de punta en blanco”.

2. Mobiliario Infantil

  • Otro artículo que debe esperar al bebé en su habitación es una cuna capaz de acomodarse a su crecimiento. Son prácticas las cunas de colecho, que se arriman a la cama de matrimonio facilitando el contacto
  • Además de 2 ó 3 sábanas y otras tantas mantas, necesitarás un protector de tela cubriendo los barrotes (no sólo son decorativos. Realmente evitan muchos chichones).
  • Puedes considerar añadir unos faldones para dificultar la entrada de polvo bajo la cuna. Así como un protector de colchón impermeable y transpirable.
  • Aunque no es imprescindible en un primer momento, un corralito de fácil transporte te va a ser muy útil más adelante para disfrutar de largas reuniones en casas de amigos, celebraciones familiares… o incluso, desde edad muy temprana, cuando necesitas “aparcar” a tu bebé durante un breve lapso en otra habitación: mientras te das una ducha, atiendes una llamada de trabajo, etc.

3. Baño e Higiene

  • Sí vas a necesitar desde el primer día algunos productos esenciales de higiene, tanto para los cambios de ropa como para el baño:
    • 2 ó 3 botellas de champú
    • 1 botella de aceite hidratante
    • 1 botella de loción para bebé
    • 1 tubo de crema protectora para usar después de cada cambio de pañal
  • Aparte, por supuesto, de la bañera: son muy prácticas las que vienen ocultas en un mueble cómoda con tapa abatible y forro acolchado. Sobre la tapa cambias al bebé. Abres la tapa y lo bañas. Y en los cajones, justo debajo, guardas lo más necesario para ambas tareas.

4. Alimentación

Respecto a la alimentación, debes atenerte a las pautas que recibas en el hospital. Las necesidades serán distintas según optes por lactancia materna, artificial o mixta e incluso se da una cierta variabilidad, dependiendo de factores particulares tanto a la madre como al bebé.

5. Pañales

¡Y que no se nos olviden los pañales! Este es un miedo más bien masculino. Debe ser porque a ellos suele tocarles salir corriendo a comprarlos en el momento más inoportuno (siempre de noche).

Esto es lo absolutamente básico. Eso que las entendidas llaman una Canastilla de bebé y que a muchas mamás primerizas se les antoja una montaña de cosas. Es cierto. No son pocas. Pero estar preparada para la Fecha Mágica con tu canastilla artesanal -de mimbre, para bien ser-, hará la transición a esta nueva etapa de tu vida mucho más relajada.

Foto: Hydrolix, CC BY 2.0

Bebé de nalgas…

Hoy vamos a tratar una de las cosas que pueden hacerse cuando tu peque no se ha colocado cuando debía hacerlo  y en vez de estar con la cabeza abajo,  listo para salir como una bala, se ha quedado sentado plácidamente como lo hará cuando a los quince le mandes fregar los platos.

En estos casos podemos intentar, literalmente,  darlos la vuelta. Esto es la versión cefálica externa. Dicho de una manera mucho más fina, es una técnica donde de forma manual se intenta que un feto en posición de nalgas cambie su posición a una presentación cefálica, que es la más favorable para el parto.

En la mayoría de los centros, la versión se hace a partir de la semana 37 porque es a partir de este momento cuando más disminuyen las probabilidades de que el niño cambie de posición espontáneamente  (no obstante, esto no es imposible) y porque será lo suficientemente maduro para minimizar los riesgos en caso de que por alguna complicación del procedimiento haya que realizar una cesárea.

Lo primero será comprobar que no existen contraindicaciones para realizarla (la postura fetal es adecuada, la cantidad de líquido normal…). A continuación, se monitoriza a tu peque y se administra medicación para relajar el útero.

Cuando se ha realizado lo anterior y sabemos que todo está bien, retiramos el monitor y el ginecólogo comenzará a intentar mover las nalgas para ir dando la vuelta al feto.  Esto puede ser un poco molesto y, aunque la mayoría de mamás lo llevan bien, existen algunos casos en que no puede finalizarse la versión a causa del dolor.

Durante todo el procedimiento, el médico se irá ayudando del ecógrafo para conocer tanto la postura del peque como para controlar su frecuencia cardiaca.

Una vez finalizado el proceso, se realizará un nuevo monitor para asegurarnos de que todo sigue en perfectas condiciones.

La versión funciona en un 50-60% de los casos, evitando el tener que realizar una cesárea programada (ya que en la mayoría de los centros no se realizan por protocolo partos de nalgas) y las complicaciones que pueden asociarse a esta.

Por supuesto, como toda intervención médica, también puede tener sus complicaciones entre las que se incluyen la bradicardia fetal, el sangrado, la rotura de membranas, el prolapso de cordón y el desprendimiento de placenta,  todas las cuales pueden obligar a hacer una cesárea urgente. Por esto, el procedimiento se realiza en el paritorio y con todo listo por si hay que actuar rápidamente. No obstante, debes saber que la tasa de complicaciones es baja y la aparición de problemas graves poco frecuente y en todo momento tu peque y tú estaréis vigilados muy de cerca.

Si aun así no conseguimos que se ponga en la posición adecuada siempre puedes amenazarle hasta el día de la cesárea con no comprarle una moto cuando te la pida, pero si resulta que funciona y se da la vuelta,  a ver con qué cara le dices que no le regalas una Vespa…

Las primeras pruebas que harán a tu bebé

Si eres seguidora de nuestro blog, ya habrás leído sobre la reanimación neonatal y sobre el contacto piel con piel donde ya citábamos un poco que son las primeras cosas que hacemos a tu bebé, de todas formas, me ha parecido interesante reunirlas juntas en un post para ampliar más esta información y que sepas qué será lo primero que harán en el hospital a tu peque y por qué.

Si todo ha ido bien, son pocas las cosas que necesitará tu hijo. Las primeras medidas se realizarán tras el parto, antes de que paséis a la planta:

-Pomada ocular: se les pone una fina capa de pomada antibiótica en los dos ojos, su misión es evitar infecciones por gérmenes con los que el niño habría podido tener contacto en el canal del parto (especialmente el gonococo).
-Vitamina K: una pequeña inyección, se les suele poner en el muslo, sirve para prevenir la llamada “enfermedad hemorrágica neonatal”. La vitamina K es muy importante para que funcionen los sistemas encargados de la coagulación de la sangre. Si estos no responden bien se pueden producir sangrados. Los recién nacidos no tienen unos depósitos especialmente altos de vitamina K, ya que esta no atraviesa fácilmente la placenta, si los niveles son muy bajos habría problemas y la forma de evitarlo es administrar la vitamina nosotros.

Una vez hayáis pasado a la planta y durante el ingreso se verá si tu hijo necesita alguna vacuna especial, por ejemplo, los hijos de madres con hepatitis B tendrán que ser vacunados para no contraer la enfermedad. Además, a tu peque le explorará el pediatra, le harán unas pruebas para ver que oye bien (las llamadas “otoemisiones”) y a las 48h se le realizarán las “pruebas del talón”.

Estas “pruebas del talón” son muy sencillas y no suponen ningún riesgo para tu hijo. En ellas se saca una pequeña muestra de sangre del talón del bebé para detectar algunas enfermedades que, aunque no dan síntomas en el momento del nacimiento, pueden ocasionar problemas si no se tratan rápidamente. No son enfermedades muy frecuentes, pero el tratarlas a tiempo puede ser vital, de ahí que se estudien en todos los niños.

Esto es lo que ocurre por ejemplo con el hipotiroidismo congénito. En esta enfermedad el tiroides del bebé no produce hormona suficiente, que es muy importante para el desarrollo intelectual. El tratamiento es sencillo, dársela nosotros, pero si no lo hiciésemos el niño acabaría con un retraso mental irreversible, por eso es tan importante detectarla a tiempo.

En las pruebas del talón, por ejemplo en Madrid (que es mi comunidad autónoma), se detectan 19 enfermedades, pero esto puede cambiar según donde viváis. En internet si introducís en el buscador “prueba del talón” y el nombre de vuestra comunidad autónoma podréis acceder a las páginas de los servicios de salud donde se explican que pruebas se hacen en cada comunidad.

Generalmente tras 48h después de un parto (72 tras una cesárea) os darán el alta y os explicarán cuando debéis hacer los primeros controles con el pediatra. Ahora os lleváis al peque a casa… ¡a disfrutarlo!

Decidir el nombre del bebé

¿Se imaginan que tiene el poder de dar a alguien un nombre, una pieza inseparable de su identidad que estará allí por el resto de sus dias? Este poder sobrenatural se otorga a los padres, y deben de cumplir con esto. No hay excusa en el nombramiento de un niño. Es algo que va a dar forma al futuro para el alma joven, y es por eso que los padres deben considerar hacer las siguientes cosas antes de decidir el nombre de su bebé.

Considere el Futuro

Un nombre no es sólo un nombre, es la persona que su hijo o hija va a ser un día. Sólo cierra los ojos, y pensar en algunos nombres. Se puede encontrar un cierto tipo de rostros asociados a nombres particulares. Así es como funciona la psicología humana. Por lo tanto, tener una buena charla, e incluso discutir con su pareja acerca de cómo quiere pensar su bebé! Mientras que un nombre único puede ser una joya, uno sobre-experimentado, un nombre muy exótico puede hacer lo contrario, es así! Por supuesto que no le gustaría que se burlasen de su bebé ¿verdad?

Ir a través del árbol genealógico

El árbol de familia y los vínculos con las raíces son importantes, trate de hacer que el árbol genealógico con tantas ramas como sea posible. Ir a través minuciosamente y pensar en las personas con las que le gustaría ser parte de la identidad de su bebé. Los árboles genealógicos pueden ser una gran fuente de ideas para los segundos nombres significativos. También puede probar la unión de dos o más nombres juntos para crear un nombre todavía más único. De esta manera, se puede valorar su tradición familiar sin sacrificar realmente su derecho a dar nombre a su bebé. Por supuesto, es importante que todos se sientan incluidos, pero la decisión tiene que ser los padres ‘.

Investigación a través de su embarazo

Puede empezar a pensar en ello cuando se entera de que está embarazada. De hecho, para muchas madres, esto es un pensamiento para mantenerlas fuera de su estrés e incluso depresión. Eso sí, no sobre-pensar, tomarlo como un dulce pensamiento. Leer los libros que siempre has querido, ver algunas películas, navegar a través de Internet, y usted tendrá un conjunto de nombres en la cabeza para trabajar. Puede pedir a su pareja que haga mismo también. Hacer una actividad fuera sin él, y anotar los nombres que le han gustado y por qué. Trate de disfrutar el enlace que se está generando con el bebé.

Leer en voz alta

Cuando usted tenga una lista de posibles nombres para su bebé, no se olvide de leer las iniciales por separado. De hecho, usted debe escribir las iniciales, ponerlas en Google para ver si aparece algo inesperado e incómodo. Esto es algo que la mayoría de los padres se olvidan de hacer, pero es importante como cualquier cosa. Una vez más, tenga en cuenta el futuro de su bebé y hacer esto por su bien cuesta muy poco.

Estas son las cosas que ya sabemos que debemos hacer, pero la mayoría de nosotros no terminan de hacerlo hasta cuando nace el bebé. De repente nos damos cuenta de que nuestro bebé ya ha nacido y tiene un nombre sin pensarlo mucho! Su bebé debe tener una buena respuesta a la pregunta: “¿Por qué me llamo así?”

¿Qué necesita un bebé?

Como toda madre veterana sabe, nunca estás del todo preparada para la llegada de un nuevo hijo. Por más tiempo que inviertas en preparar la canastilla para tu bebé, siempre hay algo que se pasa por alto. Y es que la lista de cosas necesarias para un bebé parece interminable y tu atención, lógicamente, tiene que repartirse entre una montaña de tareas, citas médicas,etc.

Por otra parte: Antes de pensar en hacer la canastilla, tenemos una casa que acondicionar para nuestro esperado huésped.

Cunas para Bebés y Habitaciones Infantiles

La habitación del bebé es el lugar idóneo por el que empezar a preparar la casa. Ten en cuenta que muchos muebles se compran sobre catálogo y se fabrican sobre pedido (no hay stock). De modo que los plazos de entrega son, con frecuencia, largos.

La cuna es, a buen seguro, la primera pieza de mobiliario infantil que te llamará la atención. ¡Lucen tan bonitas en las tiendas! Asegúrate, no obstante, de que el modelo que te encandila cumpla todos los requisitos de seguridad. Por desgracia, este ilusionante mueble es responsable de graves accidentes.

Si vas a recurrir a una cuna prestada o a comprarla de segunda mano, revisa especialmente el estado de los barrotes, que no esté saltada la pintura o barniz y que no haya holgura excesiva en el contorno interior.

Ni que decir tiene: aunque te veas forzada a ahorrar en algunos artículos de tu lista, no escatimes en un buen colchón para tu criatura. Se calcula que un lactante pasa cerca de un 70% del tiempo reposando en su cuna. Así que es dinero bien empleado.

Ropa de cuna

Cómo vistas el mueble es, en cambio, secundario y más una cuestión de preferencia personal. Sólo recordarte que no olvides comprar un protector de colchón (el eructo del lactante suele acompañarse de vómito).

Cambiador de bebés y Bañera

Aunque no absolutamente necesario, un mueble cambiador de bebés facilita mucho la labor. Los hay para todos los presupuestos. Desde los más sencillos, parecidos a un carrito, hasta completas cómodas con cambiador y bañera integrada.

Vigilabebés

Dependiendo de si planeais tener al bebé en vuestra habitación durante los primeros meses o no, un sistema de vigilancia puede ser de utilidad. Los hay que incluyen cámara de video, nanas… y también más sencillos, con sólo micrófono.

La canastilla: Olvidos frecuentes

Una vez la casa en orden es tiempo de enfrentar al toro por los cuernos. Aunque todos tenemos una idea razonable de cuáles son las necesidades de un recién nacido, es buena idea ponerlo por escrito. Particularmente, los productos de higiene y farmacia, donde son más comunes los despistes.

  1. Asegúrate de comprar un jabón suave y un champú específico para bebés, pues los productos químicos y fragancias que acompañan a nuestros productos de higiene para adultos tienen un impacto terrible en la sensible piel de un recién nacido.
  2. Una crema hidratante 100% natural también es recomendable (mejor si de un laboratorio reconocido).
  3. Algunos padres tienen costumbre de usar talco para mantener el culito de su bebé bien seco y proteger de escoceduras. Mejor emplear un sustitutivo. El talco puede ser enormemente nocivo si es inhalado y en el mercado hay suficientes alternativas. Lo más recurrido: las cremas de pasta al agua.
  4. Respecto a pañales, es aconsejable tener en casa un paquete de talla recién nacido y otro superior (no almacenes mucho de recién nacido a priori, no sea que tu criatura venga grande)
  5. Si has optado por lactancia artificial, es mejor que no te precipites y esperes a saber qué leche de fórmula empiezan a darle a tu bebé en el hospital. Es más fácil continuar con esta misma que cambiarle a otro sabor, tal vez distinta textura, etc.

Juguetes para bebés

Una vez tenemos el mobiliario infantil y la canastilla bajo control es tiempo de pensar en el entretenimiento. ¡Nuestro bebé también necesita divertirse!

Si bien es cierto que el propio mundo –totalmente desconocido– a su alrededor proporciona al recién nacido grandes posibilidades de descubrimiento, ciertos juguetes pueden mejorar notablemente su experiencia.

  • Un móvil de cuna con muñecos, música y proyección de luz es un excelente juguete para bebés, dado que  pasan un montón de tiempo acostados.
  • También es aconsejable algún objeto colorido, suave y blandito. Aparentemente sencillos, muchos tienen un diseño que se ha probado eficaz en la estimulación temprana de los diversos sentidos: tacto, vista, oído, etc.
  • Aunque podemos dejarlo para un poco más adelante, nuestro bebé pronto necesitará juguetes que pueda morder. Una necesidad que se tornará imperiosa cuando empiecen a brotar los primeros dientes.

Más que una lista exhaustiva, con este artículo hemos pretendido hacer hincapié en el orden adecuado con el que encarar lo que popularmente se conoce como preparar una canastilla de bebe. La enumeración de cosas necesarias puede alargarse hasta parecer abrumadora. Pero con un poco de previsión verás que todo sale bien.