Cómo hacer un lavado nasal al bebé

Cuando el pequeño está constipado o bien tiene una infección respiratoria, el síntoma más evidente son los mocos. Si ese exceso de mucosidad no se suprime, el bebé corre el peligro de sufrir otras enfermedades como otitis o bien bronquiolitis.

Mas, ¿de qué forma quitar ese exceso de mocos en los bebés si no saben sonarse? El antídoto más eficiente consiste en sostener la nariz limpia, en Guiainfantil.com te explicamos de qué manera hacer un lavado nasal al bebé en dos pasos.

De esta manera se hace un lavado nasal al bebé en dos pasos
1. Adecentar la nariz de tu bebé con agua de mar

El agua de mar es una solución cien por ciento natural, realmente útil para la limpieza, hidratación y descongestión nasal del bebé. Para hacerla eficaz con la mucosa nasal hay que quitar el exceso de sal. Para esto, ciertas aguas de mar son diluidas con agua purificada, perdiendo de esta forma los minerales y oligoelementos del mar (calcio, magnesio, potasio…) y sus beneficios.

Por esta razón, es esencial escoger un agua de mar que sea cien por ciento agua de mar no diluida, preservando sus propiedades. ¿De qué forma podemos aplicarla?

-Calma al bebé y colócale en situación tumbado boca arriba virándole la cabeza a fin de que la tenga un tanto de lado.

– Introducimos la boca del aerosol de agua de mar por uno de los agujeros y pulverizamos a lo largo de dos o bien tres segundos

– Extraemos el aerosol y nos aseguramos de que el agua de mar ha entrado bien en las vías respiratorias para facilitar la expulsión de los mocos. Vamos a saber que lo hemos hecho adecuadamente si de la nariz del bebé gotea parte del agua de mar o bien si le sale por el otro agujero nasal.

En este proceso no debemos preocuparnos si el agua de mar cae sobre la cara del bebé mas lo que jamás debemos hacer es verter unas gotas de agua sobre un algodón y limpiarle la nariz con él, no es efectivo.

Se trata de conseguir que el agua de mar penetre bien en la nariz de nuestro bebé y expulse los mocos, de esta manera evitaremos que lleguen a los pulmones e inclusive a los oídos.

dos. Aspirar la nariz para suprimir mucosidades

En el momento en que hemos terminado con el lavado, debemos suprimir los restos de mucosidad que hayan podido quedar dentro con un aspirador nasal. Para hacerlo correctamente:

– Pone un repuesto en el cuerpo central del aspirador.

– Pone la boquilla de aspiración en tu boca y el extremo del repuesto justo en la entrada de uno de los agujeros de la nariz de tu bebé.

– Aspira suavemente, poquito a poco y con regularidad, por la boquilla de aspiración.

– Repítelo en el otro agujero nasal con exactamente el mismo repuesto. Tira a la basura el repuesto sucio, para prevenir el peligro de infecciones siguientes.

Consejos para hacer un buen lavado nasal al bebé

A fin de que el lavado nasal con agua de mar a nuestro bebé sea efectivo y le asistamos a respirar mejor, es recomendable continuar estas pautas:

– Podemos hacer múltiples lavados nasales al día, así sea que el bebé tenga una infección respiratoria o bien sencillamente para llevar una buena higiene nasal.

– Tenemos que saber que nuestro bebé procurará resistirse, mas es una rutina precisa que va a ser poco a poco más admitida por él con el paso del tiempo.

– A fin de que un lavado nasal sea efectivo, no sirve con echar tres o bien cuatro gotas, hay que aplicar un buen chorro de agua de mar en todos y cada agujero.

– Asimismo es esencial hacer el lavado con el bebé tumbado, si está sentado es más difícil que sostengamos bien la cabeza y es posible que el bebé realice algún movimiento brusco que le provoque algún dolor a lo largo de la limpieza.

– Para finalizar, la higiene a lo largo del proceso es esencial. Es fundamental que el repuesto se deseche toda vez que se usa. De esta manera prevenimos el peligro de que existan infecciones siguientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *