Qué hacer para evitar una cesárea

Las mujeres ya pueden tener otra razón para comer saludablemente y hacer ejercicio durante el embarazo: estos comportamientos pueden reducir las posibilidades de tener una cesárea.

Ganar algo de peso durante el embarazo es saludable, de hecho, es recomendable, pero aumentar demasiado puede tener efectos negativos en la madre y el bebé.

Por ejemplo, aumentar demasiado de peso durante el embarazo puede aumentar la probabilidad de que un bebé tenga un alto peso al nacer, lo que a su vez puede aumentar el riesgo de que el bebé tenga problemas médicos, como obesidad y presión arterial alta durante la infancia.

 

Además, el exceso de peso puede poner a la mujer en riesgo de una afección llamada preeclampsia durante el embarazo. Y algunos estudios han encontrado que el aumento excesivo de peso puede aumentar las posibilidades de una cesárea, que es más riesgosa que un parto vaginal. (Las cesáreas generalmente se consideran seguras, pero aún así son procedimientos quirúrgicos importantes y, por lo tanto, conllevan riesgos).

 

En el nuevo estudio las mujeres embarazadas, las que siguieron una dieta saludable y se ejercitaron ganaron 0.7 kilogramos (1.5 lbs.) Menos que las mujeres que no siguieron estos hábitos de vida saludables. También tenían un 9% menos de probabilidades de tener una cesárea. Este estudio fue realizado por el International Weigth Management in Pregnancy Collaborative Group, una red de investigadores que buscan intervenciones de control de peso para mujeres embarazadas.

Los hallazgos provienen del análisis de los investigadores de los datos recopilados en más de 12,500 mujeres en 36 estudios previos. Todos los estudios habían analizado los efectos de la dieta y los programas de ejercicio durante el embarazo tanto en la madre como en el bebé.

Alrededor del 45% de las mujeres participaron en el estudio durante su primer embarazo. Además, el 40% de las mujeres incluidas eran obesas, y otro 40% dijo que tenían un estilo de vida sedentario.

Se sugiere que todas las mujeres, independientemente de su peso, podrían beneficiarse de la dieta y el asesoramiento durante el embarazo. Además, los médicos deberían asegurar a las mujeres que es seguro hacer ejercicio durante el embarazo y señalar que no hacerlo podría ser perjudicial.

 

Obtén información sobre trabajo de parto y nacimiento.

Tomar una clase, hablar con otras personas que han estado allí y leer buenos libros es crucial en tu búsqueda del nacimiento que sea adecuado para ti y tú bebé. Al aprender sobre el proceso del trabajo de parto y sobre el parto en general, es más probable que te relajes y te sientas más cómoda con tu entorno y el proceso del parto. En el transcurso de tu aprendizaje sobre el parto, también aprenderás acerca de los panes de nacimiento y cómo puedes expresar de manera apropiada tus opciones de parto a tu médico y el lugar de nacimiento de tú bebé.

Evitar la inducción del trabajo de parto

La inducción al trabajo de parto puede conducir a un aumento en la tasa de cesáreas. Esto es particularmente cierto si nunca antes has dado a luz. La dilatación de tu cuello uterino, qué tan preparado está para dar a luz, también influirá en si tu inducción conduce a una cesárea. Es recomendable que conozcas las alternativas a la inducción del trabajo de parto así como los tipos de inducción utilizados.

Otro problema es la inducción “social” o electiva. Estas inducciones se usan para beneficiar tu horario o el horario de tu médico. Si deseas evitar una cesárea innecesaria, evitar la inducción es una forma de reducir los riesgos de la cirugía. Si tu inducción es por razones médicas, habla con tu médico sobre qué tipo de inducción funciona mejor para tu situación.

 

Aborto espontáneo: signos, síntomas y causas

Un aborto espontáneo es la pérdida de un embrión o feto antes de la semana 20 del embarazo. El término médico correcto para este sucedo es el aborto espontáneo.

La mayoría de los abortos ocurren durante el primer trimestre, que es las primeras 12 semanas de embarazo. Es más raro que ocurra un aborto espontáneo en el segundo trimestre, durante la semana 13 a la 19.

La mayoría de las personas piensan que los abortos espontáneos son muy raros, pero en realidad son notablemente comunes, dijo el Dr. Zev Williams, director del programa de pérdida temprana y recurrente de embarazos en el Colegio de Medicina Albert Einstein en la ciudad de Nueva York, e investigador de abortos espontáneos. “Entonces esta es una de las principales ideas equivocadas sobre la pérdida del embarazo”, dijo.

Un estudio fue realizado en más de 1,000 hombres y mujeres estadounidenses, más de la mitad de las personas encuestadas pensaban que un aborto espontáneo era un evento raro que ocurría en menos del 5% de los embarazos.

La verdad es que del 20 al 30% de todos los embarazos terminan en abortos espontáneos. Eso es aproximadamente 1 de cada 5 embarazos, o próximamente 1 millón por año en los Estados Unidos.

La frecuencia de abortos espontáneos puede ser incluso mayor que la cantidad reportada, porque muchos ocurren en las primeras semanas de embarazo, antes de que una mujer se dé cuenta de que ha concebido.

Debido a que el aborto espontáneo ha sido tradicionalmente un tema tabú, las mujeres que lo han experimentado a menudo no hablan sobre eso, y pueden terminar sintiéndose culpables, avergonzadas y solas como resultado. Casi todas las mujeres a las que se les ha tratado por un aborto espontáneo se culpan a sí mismas por la pérdida del embarazo y sienten que hicieron algo mal para causarlo.

Pero rara vez es culpa de una mujer: la mayoría de los abortos espontáneos, es decir, un 60 a 80% de ellos, se deben a un número anormal de cromosomas en el embrión.

Sin embargo, la investigación reveló que el 76% de las personas encuestadas cree que un evento estresante a menudo causa un aborto espontáneo, mientras que el 64% de los hombres y las mujeres creen que levantar un objeto pesado desempeñó un papel fundamental en la pérdida del embarazo. Pero, levantar algo pesado, el estrés regular o tener una discusión en el trabajo no causan este tipo de abortos.

Diferentes tipos de abortos espontáneos

Hay dos clases de abortos espontáneos. Uno de ellos se conoce como aborto espontáneo esporádico.

Williams dijo que la gran mayoría de los abortos esporádicos ocurren porque el embrión recibe una cantidad anormal de cromosomas. Este error genético puede ocurrir durante la fertilización, cuando el óvulo y los espermatozoides se unen, y esto dificulta que el embrión crezca o sobreviva.

La segunda clase de aborto espontáneo se conoce como pérdida recurrente del embarazo. Esto se refiere a una mujer que ha tenido dos o más abortos espontáneos, según una definición recientemente redefinida por La Sociedad Americana de Medicina Reproductiva. La pérdida recurrente del embarazo ocurre hasta en un 5% de las parejas que intentan concebir.

Las mujeres que tienen abortos espontáneos recurrentes generalmente no tienen problemas para quedar embarazadas y, a menudo, parecen tener un embarazo saludable y normal, pero continúan abortando. Para descubrir el motivo de los abortos espontáneos recurrentes, una mujer que padece esta afección debe someterse a pruebas y consultar a un especialista, que tratará de determinar una posible causa.

Una mujer con pérdida recurrente del embarazo puede ser evaluada por problemas de coagulación de la sangre, desequilibrios hormonales, trastornos de la tiroides, enfermedades autoinmunes, cicatrices o fibromas en el útero. La futura madre y su pareja pueden someterse a análisis de sangre para evaluar anomalías cromosómicas. Aún así, no es inusual que no se encuentre una causa.

¿Quién está en riesgo de aborto espontáneo?

Cuando la edad de la madre es bastante avanzada, es posible que haya un mayor factor de riesgo de aborto espontáneo, dijo Williams.

Explicó que cuanto más envejece una mujer, mayores son las posibilidades de que sus óvulos contengan una cantidad anormal de cromosomas, lo que hace que los abortos sean más probables. El riesgo de aborto espontáneo aumenta con la edad de la madre, comienza a los 30 años y se vuelve mayor después de los 35 años.

 

Otras posibles causas de la pérdida del embarazo incluyen los problemas de salud de la madre, como diabetes, presión arterial alta, enfermedad de la tiroides y trastornos autoinmunes (como el lupus). Otros factores que pueden contribuir a la pérdida del embarazo pueden incluir anormalidades uterinas o cervicales, así como infecciones maternas o fetales.

 

Los factores de estilo de vida, como una mujer embarazada que fuma, bebe alcohol, usa drogas, es obesa o tiene más de 200 miligramos de cafeína (la cantidad en una taza de café de 12 onzas) un día antes de quedar embarazada, también pueden aumentar su riesgo de aborto espontáneo.

Pero no es solo el consumo de café de una mujer lo que puede afectar su riesgo de aborto espontáneo. Los hábitos de cafeína de su pareja masculina también podrían marcar la diferencia. En un estudio de 2016, entre las parejas en las que el compañero bebió dos o más bebidas con cafeína diariamente antes de la concepción se relacionó con un 74% más de riesgo de aborto espontáneo.

¿Cuáles son las señales de advertencia de aborto espontáneo?

Los síntomas más comunes de aborto espontáneo son el sangrado vaginal y la aparición de coágulos de sangre. Una mujer también puede tener calambres que se sienten peor que los cólicos menstruales o dolores de espalda leves y severos.

Una disminución repentina en los signos del embarazo, como náuseas, puede ser otra posible señal de advertencia de aborto espontáneo.

Aunque hay claros síntomas que pueden sugerir que una mujer ha experimentado un aborto espontáneo, algunos de estos mismos síntomas también pueden ocurrir durante un embarazo normal.

¿Cómo se tratan los abortos espontáneos?

La pérdida del embarazo generalmente se trata de una de tres maneras, y cada opción tiene sus propios riesgos y beneficios

El primer enfoque es no hacer nada y que una mujer espere hasta que la pérdida del embarazo pase naturalmente por sí misma. La ventaja de este método es que se necesita menos intervención médica. Pero una desventaja es que puede tomar hasta dos semanas para que ocurra la pérdida del embarazo. Además, el sangrado puede ser muy intenso y no se puede analizar información genética importante del tejido fetal para posiblemente comprender por qué ocurrió el aborto espontáneo.

Un segundo enfoque de tratamiento es el uso de un medicamento que causa que el embarazo pase dentro de las 6 a 12 horas. El beneficio de este tratamiento es que se conoce el momento de la pérdida del embarazo porque los calambres pueden ser graves. Una desventaja es que es difícil recuperar el tejido fetal para probarlo después.

Una tercera opción de tratamiento es un abordaje quirúrgico conocido como dilatación y curetaje. En este procedimiento, un médico eliminará cualquier tejido fetal restante del revestimiento del útero de la mujer y se podrá analizar el tejido. Sin embargo, habrá sangrado con este enfoque, y conlleva un ligero riesgo de infección o cicatrización en el útero.

 

El resultado final: una mujer y su pareja deberían comenzar a tratar de quedar embarazados después de un aborto espontáneo cuando ambos se sientan preparados física y emocionalmente, según un estudio realizado en el 2016.

Aprende a sobrellevar las molestias de los primeros meses de embarazo

Como bien sabemos, el primer trimestre de embarazo es sinónimo de múltiples cambios en el cuerpo de la gestante, lo cual suele ocasionar diversas molestias, haciendo muy difíciles estos primeros meses de gestación, por lo tanto, si estás en espera de un niño, te damos algunos consejos para aliviar las molestias típicas del embarazo.

  • Náuseas y vómitos: Para poder controlar las náuseas durante los primeros meses de embarazo, lo recomendable es comer antes de levantarse de la cama. Por eso es bueno dejar cerca de la cama algo de pan o algunas galletas para comerlas apenas despertemos y controlar los niveles bajos de glucosa en el cuerpo.

A su vez, también recomendamos que desayunes lo que te pide el cuerpo, así que escúchate y consume aquello de lo que tengas antojos. No obstante, no es recomendable consumir alimentos fritos o demasiada agua, ya que esto podría causar el efecto contrario al de la mitigación de las náuseas en el embarazo.

  • Tensión mamaria: Para este problema, te recomendamos la utilización de sostenes adaptables, puesto que tu busto irá aumentando durante el embarazo y no debes sentirse incómoda con lo que estés usando. Debes evitar rotundamente los sujetadores con varillas, y si son transpirables mejor.

Lo mejor es no lavar la aureola ni el pezón para evitar la resequedad en la zona, y realizar masajes con cremas hidratantes. También puedes realizar ejercicios en la zona para aliviar la tensión mamaria, haciendo rodar los pezones entre tus dedos un par de veces al día.

  • Incontinencia urinaria: En este caso te recomendamos que pongas en práctica los ejercicios Kegel para que pueda fortalecer el suelo pélvico y prevenir dicho problema. Además de esto, debes evitar aquellos alimentos que resulten irritantes para tu vejiga, como por ejemplo, el café, cítricos, tomates, etc.
  • Congestión nasal: La rinitis durante el embarazo normalmente tiene su comienzo a partir del según mes, y es capaz de permanecer durante el resto del embarazo.

Para aliviarla, nuestra recomendación es beber mucho líquido, y bañarte con agua caliente para respirar vapor, de esta manera tus fosas nasales se irán abriendo y podrás respirar con mayor facilidad.

Si el problema persiste, puedes aumentar la humedad en tu hogar y realizar irrigaciones con agua salina o suero fisiológicos para poder combatir el síntoma.

  • Fatiga y cansancio: Otro de los problemas en el embarazo más comunes es la fatiga y la somnolencia. Es importante dormir y descansar lo suficiente por las noches, y buscar realizar actividad física ligera durante el día.

Debemos evitar a toda costa cualquier bebida con componentes estimulantes como la cafeína y la teína, reemplazándola por leche caliente antes de irnos a dormir. También tenemos que evitar el estrés, ya que este, además de ser perjudicial para nuestro embarazo, tiende a generarnos mayor cansancio.

Por último, te recomendamos que te hidrates mucho durante estos meses para poder combatir la fatiga, ya que muchas veces este problema es causado por que consumimos poca cantidad de líquidos. Lo recomendable son entre 1,5 o 2 litros diarios.

Algunos consejos para prepararte antes del parto

El trabajo de parto es un proceso bastante fuerte, por lo tanto, debemos estar preparadas al momento de alumbrar, de manera que el bebé pueda nacer sin ninguna complicación y te encuentres más segura al momento de dar a luz, por eso, te dejamos algunos consejos para prepararte antes del parto.

  • Practica ejercicios diarios y ejercicios Kegel: Mantener una una rutina de ejercicios para poder aliviar los dolores y fortalecer el piso pélvico, será una gran preparación para antes del parto.

Llevar a cabo los ejercicios Kegel es sumamente fácil, sólo tienes que apretar los músculos que normalmente usarías para orinar, y mantener la presión durante 4 segundos, para posteriormente soltar y repetir el proceso. Te recomendamos entre 10 y 15 repeticiones de 3 series diarias.

  • Redacta un plan de parto: Puedes hacerlo con ayuda de tu pareja. Aunque los partos son impredecibles, lo recomendable es tener a la mano un plan de parto que te indique lo que te gustaría en este momento tan especial. Puedes darle uno a tu pareja y a tu doctor.
  • Asiste a clases prenatales: Una gran idea si tienes una pareja con la cual criarás a tu bebé, es realizar asistencia con la misma a clases prenatales y de paternidad antes del parto, de esta manera, ambos podrán aprender a cuidar al niño.
  • Consulta con tu médico como debe ser tu alimentación
  • Estudia las etapas del parto: Tienes que prepararte para cada una de las etapas del parto. Las mismas pueden llegar a variar dependiendo de la madre, pero por lo general, suelen ser 3, de las que te hablaremos a continuación:

En primer lugar está el trabajo de parto temprano y el activo, donde los músculos del útero se ajustan para luego relajarse, haciendo posible que el bebé logre pasar por el cuello uterino. Las contracciones son de un minuto e irregulares.

A continuación, corresponde la segunda etapa. En la misma tu cuello uterino se abre por completo, dándole dicha dilatación, el espacio necesario que necesita tu bebé para que el bebé descienda a través de este. Las contracciones son más constantes.

Por último, tenemos la tercera etapa, una vez haya nacido el bebé, en la cual seguirás teniendo contracciones mientras la placenta se termina de desprender y de salir por tu canal de parto.

  • Prepara la maleta que llevarás al hospital el día de tu parto: En este punto tienes que considerar a tres personas para las cuales debes llevar objetos al momento de dar a luz: El niño, tu pareja, y tú.

Para ti, lleva 2 camisones con abertura en frente para que puedas a amamantar; toallas sanitarias post-parto; varias prendas de ropa interior cómodas; plan de parto; documentación; bata, muda de ropa para salir del hospital; medias gruesas; tu teléfono, artículos de aseo y manta.

Para tu bebé lleva, medias, gorro, camisetas pañaleras, pañales para recién nacido, toallitas húmedas, y un conjunto de ropa para volver a casa.

Para tu pareja, lleva su teléfono y cargador, cámara, una muda de ropa extra por precaución y una manta. De esta manera estarás preparada para dar a luz.

Alimentación. La etapa más importante del embarazo

La alimentación juega un papel fundamental en la vida de todos los seres humanos, pero se vuelve aún más importante cuando no solo involucra una sola vida, sino dos, es decir, cuando estamos en etapa de gestación.

Una buena alimentación como lo mencionamos anteriormente no solo te va a beneficiar en tu salud y mantenerte fuerte para el momento de dar a luz, sino que también le ofrecerá todos los nutrientes necesarios a tu bebe para que crezca sano, y es por ello que debes prestar atención a todo lo que comas o puedes acabar haciéndole daño a tu bebé.

Es falso eso que se debe comer el triple solo por el hecho de estar gestando, una mujer en un día necesita una ingesta diaria de calorías de aproximadamente 1.500 a 2.000, pero cuando estamos embarazas solo deben aumentar 300 calorías a la ingesta diaria, ya que comer en exceso solo ocasionaría ganar kilos extras durante el embarazo que luego serían muy difíciles de desaparecer.

¿Cómo conseguir una buena alimentación durante el embarazo?

  • No hagas dietas, ya que puede ser perjudicial en esta etapa para salud de tu bebé.
  • Come variado, granos, cereales, carbohidratos, proteínas, frutas, hortalizas, etc.
  • No consumas ningún tipo de proteína cruda, ya que pueden producir enfermedades y lo menos que queremos es estar en riesgo.
  • Evita alimentos con muchas azucares y grasa, en vez de freír los alimentos opta por llevarlos al horno o prepararlos a la plancha y a la hora de hacer batidos o de comprar alimentos procesados evita los azucares en exceso.
  • Para una buena alimentación evita consumir lácteos que no estén pasteurizados.
  • No consumas tanta cantidad de pescados o alimentos de mar.
  • Evita ingerir más de 2 tazas de café al día, así como la cola y el chocolate, ya que contienen cafeína.
  • No ingieras bebidas alcohólicas.
  • Ten cuidado con los enlatados y los embutidos, ya que pueden generar alergias durante el embarazo.

Como lo mencionamos anteriormente si piensas en el bien de tu salud y del bebé, solo deberás preocuparte por darle a ambos una buena alimentación y el resto vendrá solo.

¿Qué hacer y cómo saber cuándo se acerca el momento?

Cuando estamos embarazadas constantemente sufrimos ciertas crisis y más si eres mamá primeriza al no saber cuándo será el momento justo de partir al hospital o bien, qué es lo que deberíamos hacer cuando se acerque el momento. Lo cierto es que todas las mamás han pasado por esta situación bastante estresante y por ello queremos darles algunos consejos para que sepan exactamente qué hacer y cómo saber cuándo se acerca el momento.

¿Cómo saber cuándo llega el momento?

  • Si rompes agua (líquido transparente que no expulsamos por voluntad propia.
  • Si pasa 1 hora y tienes contracciones cada 5 minutos y que sean regulares, es decir, cuando todas dure lo mismo.
  • Si tienes perdidas de sangre.
  • Si botas un tapón mucoso, con una textura similar a la clara de huevo, puede anunciar que el embarazo se acerca pronto.

¿Qué hacer cuando se acerque el momento?

Lo primero es no entrar en pánico, es lo más fundamental, si tienes algunas de las señales mencionadas anteriormente quiere decir que aun tienes tiempo, aséate correctamente, rasúrate de ser posible o pide la ayuda a tu pareja o algún familiar y colócate una ropa cómoda y que no te moleste.

Con anterioridad debes tener preparado el equipaje para esa ocasión, los pañales, la ropita del bebe, ropa para ti, ropa interior y todo aquello que necesites llevar al hospital, como tus informes médicos. Tenlo siempre en un lugar de fácil acceso para que cuando estés preparada puedas tomarlo e irte a recibir a tu bebé.

Luego dirígete al centro especializado donde darás a luz, ya sea en clínica, hospital, un lugar dedicado a partos en agua o en casa si así lo prefieres, sigue manteniendo una buena respiración, esto no solo ayudará a calmarte, sino que hará más sencillo el proceso de parto. Solo quedaría esperar el momento apropiado en que des a luz a tu hermoso bebé. No desesperes, siempre hay tiempo y la recompensa es fascinante cuando eres mamá primeriza y cuando no, también.

Entrenar durante el embarazo

Existen muchas embarazadas que antes de enterarse de su gestación eran excelentes deportistas, o bien, se acostumbraban a entrenar constantemente en el gimnasio, pero pasa que quedan en estado y sienten un gran temor por practicar algún deporte o alguna disciplina física para no perjudicar ningún faceta de su embarazo, sin embargo, los médicos recomiendan entrenar durante el embarazo, ya que pueda traer múltiples beneficios, siempre y cuando se hagan algunas modificaciones especiales para el embarazo.

Ahora bien, si haz consultado con tu doctor y te ha indicado que debes adaptar alguna rutina de ejercicio para traer beneficios a tu embarazo, y no sabes que hacer para que sea sano y nada riesgoso, aquí te traemos algunos ejercicios que puedes realizar, sin mucho estrés y al menos 3 días a la semana, lo cual también será estupendo para bajar esos kilos de más que no debemos tener en el embarazo.

Entrenamientos que puedes practicar durante el embarazo.

Lo primero que debes tener en cuenta antes de ponerte a practicar estas rutinas es el importante entrenamiento, calienta por lo menos 5 minutos antes de comenzar a entrenar y así evitaras lesiones o dolores fuertes al realizar algún ejercicio.

  • Caminatas: Sin incluir tus caminatas regulares del día, sal y pon en funcionamiento tu cuerpo con una simple caminata, respira e intenta durar de 15 a 30 minutos, es relajante, no sobre exiges nada a tu cuerpo y totalmente gratis.
  • Yoga: Existe un yoga prenatal especializado para esos días de gestación que pueden ayudar a entrenar durante el embarazo, mantienen tu cuerpo flexible, te ayudan a prepararte para el momento del parto y por si fuera poco alivia el estrés.
  • Spinning: Ya que con las bicicletas normales se pueden sufrir accidentes imprevistos, decidimos agregar en la lista el spinning, una manera muy divertida de hacer cardio e ideal para las futuras mamás que no practicaban actividades físicas
  • Natación: Ejercitas todo tu cuerpo, te relajas y te da una comodidad sin igual, sin duda un excelente ejercicio para entrenar durante el embarazo.

Abstenerte de frutos secos durante el embarazo, verdad o mentira

En la década de los 90 se realizaron diferentes estudios que relacionaban a la ingesta de frutos secos durante el embarazo con un posible aumento en alergias infantiles y asma. Por lo que se recomendaba a las mujeres embarazadas no consumir ninguno de estos frutos secos. Pero hace unos años atrás se hizo una investigación la cual desmiente los estudios anteriormente realizados.

En la investigación se comprobó que mientras más frutos secos consumían las mujeres embarazadas, menos riesgo tenían sus hijos de sufrir algún tipo de alergias. Por lo que se recomienda una temprana exposición al alérgeno para aumentar la tolerancia y así reducir la posibilidad de ser alérgico a estos frutos.

No existe razón para que consumas los frutos secos durante el embarazo, ya que además se trata de un alimento saludable y no pueden faltar durante el embarazo, teniendo en cuenta que la mujer embarazada que los vaya a ingerir no sea alérgica a ellos.

Beneficios de los frutos secos

Los frutos secos son buenos al momento de prevenir o combatir el estreñimiento gracias a su alto aporte de fibra., el estreñimiento es uno de los malestares más frecuentes en el embarazo. También contienen vitaminas A y C que son importantes para el desarrollo del bebé y la salud de la mujer embarazada. La vitamina A ayudará al desarrollo de huesos fuertes mientras que la vitamina C es antioxidante y fortalecerá los tejidos

Tener una dieta en la cual se consuman muchos frutos secos durante el embarazo hará que el coeficiente intelectual del niño en el futuro sea más alto, ya que las propiedades de estos frutos ayudan en el desarrollo cognitivo del bebé.  Combinados con yogurts naturales ayudarán a reducir las náuseas durante el embarazo. También son excelentes para proteger la flora intestinal y prevenir el reflujo junto con otros malestares.

¿Qué frutos secos puedes comer?

Existe una gran variedad de frutos secos que puedes disfrutar, como almendras, nueces, avellanas, piñones, cacahuates, pistaches, etc. Durante el embarazo se recomienda tomar un puñado diario de frutos secos para complementar las comidas.

Los más recomendables son los naturales o tostados, que no contengan sal o azúcar. Los frutos secos son una excelente opción en los momentos en los que te pueda dar un poco de hambre, por lo general con poca cantidad la sensación de hambre va a desaparecer.

También se pueden incluir en ensaladas, picarlos en trocitos pequeños e incluirlos en las salsas y como ingredientes en los postres. Como estos frutos secos tienen un bajo contenido de agua se conservan en condiciones adecuadas durante mucho tiempo. Para conservarlos de buena manera debes protegerlos de la humedad y de la luz solar, o se volverán rancios. Puedes guardarlos en un recipiente que sea hermético y colocarlo en un lugar donde no le afecten los rayos solares.

Con toda esta información puedes darte cuenta de que ingerir frutos secos durante el embarazo no es perjudicial para el bebé y tampoco para la mujer embarazada, siempre y cuando la mujer no sea alérgica a estos frutos, y que no se consuman en exceso, porque como ya sabemos todo en exceso es dañino para la salud.

Cómo hacer un lavado nasal al bebé

Cuando el pequeño está constipado o bien tiene una infección respiratoria, el síntoma más evidente son los mocos. Si ese exceso de mucosidad no se suprime, el bebé corre el peligro de sufrir otras enfermedades como otitis o bien bronquiolitis.

Mas, ¿de qué forma quitar ese exceso de mocos en los bebés si no saben sonarse? El antídoto más eficiente consiste en sostener la nariz limpia, en Guiainfantil.com te explicamos de qué manera hacer un lavado nasal al bebé en dos pasos.

De esta manera se hace un lavado nasal al bebé en dos pasos
1. Adecentar la nariz de tu bebé con agua de mar

El agua de mar es una solución cien por ciento natural, realmente útil para la limpieza, hidratación y descongestión nasal del bebé. Para hacerla eficaz con la mucosa nasal hay que quitar el exceso de sal. Para esto, ciertas aguas de mar son diluidas con agua purificada, perdiendo de esta forma los minerales y oligoelementos del mar (calcio, magnesio, potasio…) y sus beneficios.

Por esta razón, es esencial escoger un agua de mar que sea cien por ciento agua de mar no diluida, preservando sus propiedades. ¿De qué forma podemos aplicarla?

-Calma al bebé y colócale en situación tumbado boca arriba virándole la cabeza a fin de que la tenga un tanto de lado.

– Introducimos la boca del aerosol de agua de mar por uno de los agujeros y pulverizamos a lo largo de dos o bien tres segundos

– Extraemos el aerosol y nos aseguramos de que el agua de mar ha entrado bien en las vías respiratorias para facilitar la expulsión de los mocos. Vamos a saber que lo hemos hecho adecuadamente si de la nariz del bebé gotea parte del agua de mar o bien si le sale por el otro agujero nasal.

En este proceso no debemos preocuparnos si el agua de mar cae sobre la cara del bebé mas lo que jamás debemos hacer es verter unas gotas de agua sobre un algodón y limpiarle la nariz con él, no es efectivo.

Se trata de conseguir que el agua de mar penetre bien en la nariz de nuestro bebé y expulse los mocos, de esta manera evitaremos que lleguen a los pulmones e inclusive a los oídos.

dos. Aspirar la nariz para suprimir mucosidades

En el momento en que hemos terminado con el lavado, debemos suprimir los restos de mucosidad que hayan podido quedar dentro con un aspirador nasal. Para hacerlo correctamente:

– Pone un repuesto en el cuerpo central del aspirador.

– Pone la boquilla de aspiración en tu boca y el extremo del repuesto justo en la entrada de uno de los agujeros de la nariz de tu bebé.

– Aspira suavemente, poquito a poco y con regularidad, por la boquilla de aspiración.

– Repítelo en el otro agujero nasal con exactamente el mismo repuesto. Tira a la basura el repuesto sucio, para prevenir el peligro de infecciones siguientes.

Consejos para hacer un buen lavado nasal al bebé

A fin de que el lavado nasal con agua de mar a nuestro bebé sea efectivo y le asistamos a respirar mejor, es recomendable continuar estas pautas:

– Podemos hacer múltiples lavados nasales al día, así sea que el bebé tenga una infección respiratoria o bien sencillamente para llevar una buena higiene nasal.

– Tenemos que saber que nuestro bebé procurará resistirse, mas es una rutina precisa que va a ser poco a poco más admitida por él con el paso del tiempo.

– A fin de que un lavado nasal sea efectivo, no sirve con echar tres o bien cuatro gotas, hay que aplicar un buen chorro de agua de mar en todos y cada agujero.

– Asimismo es esencial hacer el lavado con el bebé tumbado, si está sentado es más difícil que sostengamos bien la cabeza y es posible que el bebé realice algún movimiento brusco que le provoque algún dolor a lo largo de la limpieza.

– Para finalizar, la higiene a lo largo del proceso es esencial. Es fundamental que el repuesto se deseche toda vez que se usa. De esta manera prevenimos el peligro de que existan infecciones siguientes.

La ropa del recién nacido: la lista indispensable

La ropa del recién nacido: la lista indispensable

El recién nacido precisa toda un serie de indispensables para cubrir sus necesidades. En materia de ropa de recién nacido, no es preciso que tenga mil prendas, mas sí que es esencial que no le falten las piezas básicas, que son las siguientes:

• Bodis. Los bodis son de las prendas que más se emplean con el bebé, y es esencial tener entre cinco y siete bodis de diferentes tallas. Lo mejor es que tengan corchetes delante y en la entrepierna, para facilitar el cambio de pañal. Asimismo es recomendable contar con de cinco o bien siete camisetas y cinco o bien siete ranitas.

• Pijamas o bien peleles. Es la prenda que más emplearás a lo largo de los primeros meses del bebé. Por esta razón, es esencial que los pijamas y peleles del bebé sean prendas cómodas, simples de poner y de eliminar. Es conveniente tener entre cinco y siete pijamas y unos cinco peleles, en múltiples tallas.

• Gorros. Los bebés acostumbran a perder más calor por la cabeza, con lo que es recomendable que lleven gorro, sobre todo, si hace frío. Lo idea es contar con de un gorrito de lana y otro de algodón.

• Calcetines o bien patucos. El recién nacido todavía no lleva calzado, mas sí que empleará calcetines o bien patucos que le sostengan la temperatura de los pies. Asimismo resulta útil tener unas manoplas.

• Conjuntos de camino. Debes tener ropa de recién nacido para salir a caminar con el bebé, algo que se aconseja hacer a diario si el tiempo acompaña. Para caminar, puedes poner a tu bebé todo lo guapo que desees, mas es recomendable, sobre todo, que vaya cómodo. Para eludir que pase frío, debes contar con de un gabán o bien chubasquero.

• Manta. Un básico realmente útil si se vira aire o bien hace un tanto de fresco, tanto si se está en casa como de camino. De todas y cada una maneras, recuerda que debes tapar al bebé lo preciso, sin obsesionarte por si acaso pasa frío ni abrigándolo en demasía. Puede resultarte útil contar con de una muselina. Un truco para saber si el pequeño pasa frío consiste en tocarle la punta de la nariz: si está fría, es que debes abrigarlo más. En cambio, si le tocas la nuca y suda, puedes quitarle algo de ropa.